En el limbo otra vez.

Creo que ya me encuentro en la fase de aceptación. Ya pasé por intentar negarlo, me enojé, lo negocié, me deprimí pero ya puedo aceptarlo y me siento aliviada. Otra vez estoy con ánimos de cambio y de cambio rotundo. Voy a desistir de la universidad y aunque todavía no lo hago ni lo he conversado con nadie ya lo tengo asumido. He aprendido lo que tenia que aprender, he sufrido lo que tenia que sufrir.

Estos años han sido realmente duros… no tolero estar sometiendo mi salud física y mental a tanto maltrato. Juro que no exagero! En serio, antes de entrar a estudiar medicina no imaginé que la cosa era así pues además de ser una carrera increíblemente pesada por el volumen de contenido que hay que absorber o los extenuantes e inhumanos horarios de los turnos por los que hay que privarse de sueño está el hecho de tener que lidiar con profesores que se creen “Diostores”, amos y señores. Me deja de sorprender ahora porque hay graduados que entran a la facultad como Jedi y salen como Darth Vader, el medio termina por consumirlos y se pasan al lado oscuro de la fuerza, a la mafia, guardando los pedazos de lo que eran sus sueños rotos o quizás revelando su verdadera cara. Está claro que no son todos pero no esta bien aguantarse esas cosas y ya entre los compañeros de curso puedo notar esta lucha de egos y batallas absurdas que personalmente me parecen hasta risorias y me abstengo de participar.

Ser médico nunca fué mi objetivo de vida, quise serlo porque me pareció que podía aportar mucho serlo. Siempre estoy atenta a los voluntariados y sé que como profesional el impacto podría ser mucho mayor. Uno de mis anhelos era entrar a la ONG Médicos sin fronteras pero estoy pensando que mejor no. Cuando algo sobrepasa los limites de tu cuerpo por demasiado tiempo es hora de re evaluar la situación y colocar todo en la balanza. Es la paradoja de la medicina aunque no es exclusiva de esta carrera es allí donde se nota más, lo sé porque ya tengo experiencia en otras facultades.

Por fin me siento a tomar un mate solita mirando la ciudad. Estoy en Santiago de Chile, en medio del bullicio y ajetreo pero me siento tan calmada, tan liviana que comienzo a mirar nuevos horizontes. Se vienen nuevas fuerzas gravitatorias que me llaman a girar.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

Create a free website or blog at WordPress.com.

Up ↑